Dehesas en Andalucía (bosques humanizados)

La marca de identidad natural y cultural de las montañas medias del cuadrante suroeste ibérico.

 

La dehesa es un ecosistema forestal mediterráneo. Se trata incluso del ecosistema tradicional ibérico por excelencia, típico de la zona suroccidental de la península cuya extensión cubre hasta cuatro millones de hectáreas (40.000 km2, el área de Extremadura), principalmente en Salamanca, Extremadura, Andalucía (Sierra Morena) y Alentejo en Portugal. 

Se trata fundamentalmente de un sistema de explotación agro-silvo-pastoral desarrollado en bosques del género Quercus, sobre todo de encinas (Quercus ilex = Quercus rotundifolia = Quercus ballota), la especie más abundante y generalista en la península ibérica, u otras quercíneas como por ejemplo el alcornoque (Quercus suber). En resumen, la dehesa es un bosque abierto con presencia de ganado (cerdo ibérico que consume la bellota u oveja merina) y en algunos casos sembrados de cultivos forrajeros o de cereales, sin olvidar el aprovechamiento de productos forestales, principalmente leña y corcho. Los terrenos pueden ser privados o comunales (Dehesa Boyal).

Las dehesas se parecen, en su fisionomía, a los desaparecidos bosques de las planicies donde pastaban las grandes manadas de mamíferos herbívoros salvajes que nuestros antepasados conocieron.

dehesas en Andalucía

Las dehesas en Andalucía, el ecosistema español por antonomasia.

El árbol que representa por excelencia la dehesa es la encina (Quercus ilex). Una curiosidad para degustar con moderación: el licor a base de bellota destilado en Extremadura.

Las grullas comunes (Grus grus) son grandes consumidoras de bellotas durante su invierno ibérico.

Son muy variadas en función de las características de los bosques gestionados, en particular la densidad de los árboles y los principales aprovechamientos. También el concepto puede ser considerado en un sentido más amplio, con otras esencias forestales, por ejemplo dehesas de tarajes, siendo las dehesas de encinas las más representativas. En otras zonas de Europa, hay ecosistemas similares, aunque de menor extensión, por ejemplo, vergeles de manzanos del oeste de Francia, Änge en Suecia, etc.

En función del grado de intensidad de la explotación agrícola, la diversidad de plantas de especies herbáceas es importante.

En invierno, las grullas (Grus grus) que se reproducen sobre todo en Escandinavia acuden para pasar la temporada y consumir bellotas.

En primavera y verano, la copa de los árboles ofrece sombra para los animales y retrasa el estrés hídrico a las plantas herbáceas que crecen a su alredor.

Recuentos de grullas comunes en las riberas de Sierra Boyera en pleno invierno … y la sorpresa de fotografiar a Aino, una grulla telemarcada, el primer individuo conocido en descender por Italia y ascender por España.

Florent Prunier

G3-Guides