Desembocadura del Guadalhorce 

MÁLAGA El mejor lugar de observación de aves costeras de Andalucía … y posiblemente de toda España.

Humedal costero

Aves acuáticas

Malvasía cabeciblanca

Libélulas

Playa natural

La Desembocadura del Guadalhorce, llamada “El Guada” por los ornitólogos locales, es el humedal más importante de la provincia de Málaga junto con la laguna de Fuente de Piedra. Es sin duda el mejor lugar para observar aves en la Costa del Sol y posiblemente en toda Andalucía (ficha de ebird). Está ubicado al oeste de la ciudad de Málaga y a tiro de piedra del aeropuerto (acceso desde Málaga con la línea 5 de autobús, parada 1013 C / Manuel Curros Enríquez). 

Este paraje natural es una isla fluvial de 120 ha, antiguamente utilizada como terreno agrícola (Finca La Isla), y hoy consiste en un complejo de graveras restauradas y en un brazo muerto del río. Este último recuerda las antiguas marismas presentes en el estuario y que fueron gradualmente drenadas. El estuario está constituido por una curiosa mezcla (mitad natural, mitad artificial) de antiguas tierras agrícolas y de ambientes acuáticos: cinco lagunas permanentes de agua, charcas temporales, dos brazos del río y la costa de la playa salvaje incluida en el paraje natural. 

La ubicación geográfica y los hábitats disponibles no han perdido ningún atractivo para las aves, todo el contrario, ya que el estuario se ha convertido en una auténtica isla ecológica dentro de una costa altamente urbanizada. ¡Se han identificado más de 300 especies de aves en este espacio y algunos días se observan hasta 80 especies diferentes! Un verdadero festival de plumas y de cantos. Así se entiende por qué la comunidad naturalista de Málaga se ha convertido en una de las más activas de la región. 

Desembocadura del guadalhorce, Guada, Málaga, cormoranes

Junto a la ciudad de Málaga, el humedal ofrece una de las zonas mas atractivas para la afición de observación de aves (pajarear).

Rio Viejo, desembocadura guadalhorce, Malaga

El Rio Viejo es un antiguo meandro del rió hoy día convertido en laguna costera y encerrado en una isla fluvial.

malvasía cabeciblanca  o común (Oxyura leucocephala)

Malvasía cabeciblanca (Oxyura leucocephala). photo Bouke ten Cate.

Desembocadura del Guadalhorce, observatorio de aves marinas

El observatorio de aves marinas junto al Espigón del Brazo de Levante.

Al igual que los otros humedales de Andalucía, el interés ornitológico aumenta con la invernada y las migraciones. El final de la primavera y el verano son generalmente las estaciones menos interesantes … aunque la presencia sedentaria de la malvasía cabeciblanca (Oxyura leucocephala) resulta ser una atracción espléndida. Las siguientes especies son reproductivas: el avetorillo común (Ixobrychus minutus), el martinete (Nycticorax nycticorax), la cigüeñuela común (Himantopus himantopus) y el pequeño chorlitejo chico (Charadrius dubius). Las lagunas atraen a las aves acuáticas y no faltan patos, garzas, mosquitos, fochas, calamones (Porphyrio porphyrio) y algunos paseriformes especializados. También es fácil observar aves marinas pelágicas desde la playa, especialmente en invierno: pardela balear (Puffinus mauretanicus), págalo grande (Stercorarius skua), alcatraz común (Morus bassanus), negrón común (Melanitta nigra), entre otros. En cuanto al chorlitejo patinegro (Charadrius alexandrinus), se reproduce localmente.

Otro dato de interés para los observadores de aves experimentados: el Guada resulta ser un gran imán para las rarezas ornitológicas, especialmente las especies que se mueven por el Mediterráneo, todo ello explica el número mítico de las más de 300 especies. 

El estuario del Guadalhorce es un lugar imprescindible de visitar: una diversidad incomparable en un espacio tan pequeño. No olvides tu telescopio.

 

Nota. Ficha práctica  del grupo local de SEO-Malaga para visitar la Desembocadura del Guadalhorce.

La Desembocadura del Guadalhorce, llamada “El Guada” por los ornitólogos locales, es el humedal más importante de la provincia de Málaga junto con la laguna de Fuente de Piedra. Es sin duda el mejor lugar para observar aves (ficha de ebird) en la Costa del Sol y posiblemente en todo el este de Andalucía. Está ubicado al oeste de la ciudad de Málaga y a tiro de piedra del aeropuerto (acceso desde Málaga con la línea 5 de autobús, parada 1013 C / Manuel Curros Enríquez). 

Este paraje natural es una isla fluvial de 120 ha, antiguamente utilizada como terreno agrícola (Finca La Isla), y hoy consiste en un complejo de graveras restauradas y en un brazo muerto del río. Este último recuerda las antiguas marismas presentes en el estuario y que fueron gradualmente drenadas. El estuario está constituido por una curiosa mezcla (mitad natural, mitad artificial) de antiguas tierras agrícolas y de ambientes acuáticos: cinco lagunas permanentes de agua, charcas temporales, dos brazos del río y la costa de la playa salvaje incluida en el paraje natural. 

La ubicación geográfica y los hábitats disponibles no han perdido ningún atractivo para las aves, todo el contrario, ya que el estuario se ha convertido en una auténtica isla ecológica dentro de una costa altamente urbanizada. ¡Se han identificado más de 300 especies de aves en este espacio y algunos días se observan hasta 80 especies diferentes! Un verdadero festival de plumas y de cantos. Así se entiende por qué la comunidad naturalista de Málaga se ha convertido en una de las más activas de la región. 

Al igual que los otros humedales de Andalucía, el interés ornitológico aumenta con la invernada y las migraciones. El final de la primavera y el verano son generalmente las estaciones menos interesantes … aunque la presencia sedentaria de la malvasía cabeciblanca (Oxyura leucocephala) resulta ser una atracción espléndida. Las siguientes especies son reproductivas: el avetorillo común (Ixobrychus minutus), el martinete (Nycticorax nycticorax), la cigüeñuela común (Himantopus himantopus) y el pequeño chorlitejo chico (Charadrius dubius). Las lagunas atraen a las aves acuáticas y no faltan patos, garzas, mosquitos, fochas, calamones (Porphyrio porphyrio) y algunos paseriformes especializados. También es fácil observar aves marinas pelágicas desde la playa, especialmente en invierno: pardela balear (Puffinus mauretanicus), págalo grande (Stercorarius skua), alcatraz común (Morus bassanus), negrón común (Melanitta nigra), entre otros. En cuanto al chorlitejo patinegro (Charadrius alexandrinus), se reproduce localmente.

Otro dato de interés para los observadores de aves experimentados: el Guada resulta ser un gran imán para las rarezas ornitológicas, especialmente las especies que se mueven por el Mediterráneo, todo ello explica el número mítico de las más de 300 especies.

El estuario del Guadalhorce es un lugar imprescindible de visitar: una diversidad incomparable en un espacio tan pequeño. No olvides tu telescopio.