Sélectionner une page

Recorrimos la Ruta I Hacho de Gaucín, un clásico del término municipal y a mi juicio una de las rutas emblemáticas de la Serranía de Ronda, muy accesible y cercana a la costa. Recorrido circular de 6,5 km y 450 metros de desnivel positivo. Dificultad media en condiciones meteorológicas favorables. En esta ocasión, nos aproximamos para disfrutar de la espectacular floración de las peonías.

Peonia broteri

Paeonia broteri, la especie estrella de la excursión.

Segunda entrega de la temporada 2024 de las rutas ofrecidas por el Ayuntamiento. El track de la ruta puede consultarse en la web de la oficina de turismo de Gaucín y esta muy bien indicado en el campo con marcas y desbroces adecuados.

Sierra del Hacho Gaucin, ruta de senderismo

Ruta I del Hacho de Gaucín que culmina a 1.011 msnm (según IGN)

En las redes sociales de Visit Gaucín, también podemos encontrar un pequeño reportaje fotográfico sobre el desarrollo de la excursión.

Desde aquí, destacamos el esfuerzo del ayuntamiento por apostar por el senderismo en su municipio y recordar el impulso pionero de Patrick Elvin, culminado en su libro de 2021 « 64 walks around Gaucin, Andalucia« . El sendero ha sido creado oficialmente hace pocos años y permite acceder al punto culminante (1.011 metros) con vistas realmente preciosas… aunque durante la excursión la niebla densa nos impidió disfrutarlas y nos transportó en otra época del año.

Vista sobre Gaucín

Vistas sobre el pueblo de Gaucín y el Castillo del Aguíla.

La ruta (ofertada por G3 guides) permite disfrutar de la esencia de la Serranía de Ronda y del Valle del Genal con sus vistas sobre las montañas y pueblos blancos, vegetación mediterránea variada, bosques de quercíneas con hasta cuatro especies de Quercus, geología abrupta de caliza y arenisca, gran abundancia de flora y avifauna, por supuesto los buitres que nunca faltan y las mariposas. El peso de la historia y su rastro en el paisaje. Una ruta corta pero intensa que nos permite probar nuestro físico, paseando junto a riscos y cresta, y protegidos por la sombra de los árboles cuando el sol aprieta.

Caminando en la niebla en el Hacho de Gaucín

Caminando en la niebla a final del mes de abril ¡!

Después de media hora de caminata, llegamos al encinar donde crecen las peonías, conocidas también con muchísimos nombres vernáculos como el de rosas albaderas. ¡Que preciosidad de flor! … ¡Qué gran cantidad de flores! Estamos rodeados por miles de tallos florecidos… algunos capullos, la mayoría de flores en su plenitud y bastantes ya pasadas. La floración de una peonía dura alrededor de una semana… así que presenciar el punto álgido necesita estar pendiente. En menos de una semana, la mayoría de las plantas pasaron de capullos a flor, ya empezando su decadencia. La Albadera (Paeonia broteri Boiss. & Reut.) se caracteriza por sus carpelos blanquecinos (centro de la flor) peludos y el envés de sus hojas lampiño.

G3 guides Florent y las peonías

G3 guides en el paraíso de las peonías.

En el punto geodésico, nos divertimos con la lectura de un pasaje de la famosa novela de Prosper Mérimée. Marchamos a Gaucín, donde encontré a Carmen, que nos había dado cita para allí. En las expediciones servía de espía a nuestra gente y no la hubo jamás mejor. Volvía de Gibraltar y había arreglado ya con un patrón de barco el embarque de mercancías inglesas que debíamos recibir en la costa. Fuimos a esperarlas cerca de Estepona; luego ocultamos parte de ellas en la sierra, y cargados eón el resto, nos dirigimos a Ronda. Carmen nos había, precedido, siendo ella también la que nos indicó el momento en que debíamos entrar en la ciudad. Este primer viaje y algunos otros fueron afortunados. La vida de contrabandista me gustaba más que la de soldado: hacía regalos a Carmen, tenía dinero y una querida. No me asaltaban muchos remordimientos, porque, como dicen- los gitanos, « sarna con gusto no pica”.

de nuevo hablando de las encinas

De nuevo hablando sobre la belleza de las encinas durante la primavera.

En el camino, hemos podido observar muy bien las diferencias entre las encinas (Quercus ilex rotundifolia), los alcornoques (Quercus suber) y los quejigos (Quercus faginea). La gran sorpresa fue el hallazgo de un ejemplar de quejigo andaluz (Quercus canariensis) que pudimos claramente identificar por la distribución de los pelos en el nervio central de la hoja.

Bajando de la sierra

Bajando del hacho con viboreras (Echium plantagineum) y Crisantemos Ojo de buey (Glebionis coronarium).

El día trajo muchas más observaciones de interés… como el halcón persiguiendo a buitres, numerosos chupamieles (Cytinus hypocistis) de color rojo coral, los riscos karsticos en la cresta, la floración abundante de las jaras, un quejigo centenario con síndrome de seca, la mariposa Prosepina y, de nuevo, orugas de la mariposa Ondas rojas. En definitiva, un día muy interesante y agradable.

Grupo con las peonías

Un grupo de caminantes con mucho entusiasmo para descubrir el Hacho de Gaucín.

Agradecer al grupo por su interés y buenas ganas a la hora de hacer cumbre a pesar de la niebla, al Ayto. de Gaucín por apostar con las actividades de turismo y, finalmente, Anne-Alice, autora de las fotos.