Los humedales en Andalucía (aguas epicontinentales lénticas)

Ecosistemas con máxima productividad vegetal: hábitat notable para aves migratorias y anfibios.

En Andalucía, como en el resto de Europa, los humedales más importantes se encuentran en la costa. Es en las desembocaduras de los ríos (estuario), en llanuras propicias para la expansión del agua y la deposición de sedimentos, donde coinciden las afluencias estacionales de aguas fluviales y el régimen diario de mareas. Estas condiciones son ideales para crear marismas: espacios de gran complejidad que albergan una abundante biodiversidad.

Para el naturalista, el gran atractivo de los humedales en Andalucía se encuentra en su diversidad morfológica, dependiente de cuatro factores muy variables como son su superficie, su profundidad, su estacionalidad y su concentración en sales minerales, cuya combinación crea una infinidad de situaciones ecológicas. Los principales biotopos se encuentran en el Inventario de Humedales de Andalucía.

Los humedales costeros, estuarios y marismas: la cuenca atlántica se caracteriza por ríos de mayor caudal y mareas de más amplitud que la cuenca mediterránea, albergando por tanto los humedales más importantes de Andalucía: Castro Marim – Isla Cristina (Río Guadiana), Marismas del Odiel (Río Odiel), Doñana (Río Guadalquivir), Bahía de Cádiz (Río Guadalete), Marismas del Barbate (Río Barbate) y su antesala la Laguna de La Janda. En cuanto a la cuenca mediterránea, cuenta con algunos humedales costeros de importancia: Desembocaduras del Guadiaro y del Guadalhorce, Charca de Suarez (Río Guadalfeo), Salinas de Punta Entinas El Sabinar, Andarax, Salinas de Cabo de Gata y Almanzora. 

Lejos del litoral, los complejos endorreicos de interior son abundantes en la depresión del Guadalquivir. Se trata de cuencas de drenaje que forman lagunas y no vierten a la red hidrográfica. El clima semi árido de Andalucía implica que esas lagunas suelen desecarse antes de la siguiente temporada de lluvias. En cuanto a vegetación, suelen estar rodeadas por una estrecha franja de tarajes. La Laguna de Fuente de Piedra es el humedal interior más grande de Andalucía. La Laguna de Zoñar, de aguas permanentes, es el único lago de Andalucía. Un caso excepcional para la región, es la Laguna de Padul que se asienta en una antigua turbera. 

Ría en la costa de Huelva, entre tierra y mar.

La belleza de las flores acuáticas de ranúnculo (Ranunculus spec).

humedales en Andalucía, Laguna de Moguer

La laguna de Moguer, estanque mediterráneo típico de Doñana.

Una charca temporal mediterránea, uno de los tipos mas abundantes de humedales en Andalucía.

El más espectacular de los crustáceos continentales: Triops mauritanicus.

Las charcas temporales mediterráneas son pequeños humedales, de unos pocos cientos de metros cuadrados, o mucho menos, que se desecan rápidamente. En función de la presencia en el suelo de sales que se disuelven en concentraciones muy variables, las lagunas y las charcas pueden tener agua dulce, salobre o salmuera (hipersalina). Esta condición es favorable a la existencia de una mayor diversidad de vertebrados e invertebrados acuáticos.  

Los humedales se caracterizan por una producción primaria muy superior a la de otros ecosistemas continentales. Albergan una vegetación muy especializada: acuática, anfibia de aguas dulces y saladas (vegetación halófila costera y continental). Son muy importantes para la biodiversidad, particularmente para la avifauna acuática, como zona de alimentación y de descanso. Las charcas y lagunas temporales no permiten la supervivencia de peces y cangrejos de río (Procambarus clarkii) que necesitan aguas permanentes, y constituyen un medio muy favorable para los anfibios y los crustáceos branquíopodos. Destacar también la presencia de libélulas ligadas a este tipo de ecosistemas, especies generalistas y con gran capacidad de colonización. 

He muestrado cientos de charcas temporales que están literalmente llenos de vida … A menudo me he preguntado cómo es posible que tantos insectos depredadores puedan crecer allí. Otro recuerdo en el Palacio del Rey de Doñana: una distante masa rosada de flamencos resplandecientes en medio de los exuberantes pantanos verdes.

Florent Prunier

G3-Guides