litoral marítimo en Andalucía (Dunas, arenales y acantilados costeros) 

Territorios de transición entre el mar y el continente: ecosistemas contrastantes y extremos.

El litoral es la estrecha zona de contacto entre el mar y el continente, un territorio de transición que no solo pasa de la condición líquida y salada hasta la terrestre y de mineralización débil. Ofrece todo un abanico de condiciones intermedias que favorecen la presencia de especies adaptadas y especializadas a cada uno de los nichos ecológicos existentes. Por ello, no sorprende que el litoral constituya uno de los territorios de mayor biodiversidad. 

Es sencillo observar al borde del mar una sucesión de microhábitats ordenados principalmente por el ritmo de las mareas. La vertiente atlántica posee mareas de mayor amplitud que la mediterránea. El principal elemento diferencial se encuentra en el substrato de la costa que recibe estas mareas. Podemos distinguir las costas rocosas y las costas de arena, sin olvidar de mencionar los estuarios (costas de agua) tratados en el apartado de ecosistemas de humedales.  

Mar adentro. Las rocas sumergidas sirven principalmente de substrato para innumerables algas marinas y los fondos submarinos de arena para un grupo selecto de plantes vasculares que han colonizado el medio marino y forman asimismo praderas de fanerógamas marinas como la Posidonia oceanica y la  Zoostera marina. Estos hábitats ofrecen refugio para una rica fauna marina de invertebrados y peces, destacando los camarones, cangrejos, estrellas de mar, pepinos de mar, erizos, ofiuras, liebres de mar, nacras, jibias, pulpos, cnidarios, esponja, gusanos poliquetosmoluscos bivalvos y coral estrellado. 

Sobre las rocas, en la zona de rompiente, viven invertebrados capaces de adaptarse a los constantes cambios en los niveles del agua desde la posibilidad de encontrarse completamente sumergidos a quedarse totalmente expuestos al sol y el aire con la bajada de las mareas. Encontramos bellotas de mar, cochinillas de mar, las lapas, bígaros, cangrejos, mejilloneschitones, anémonas, cangrejos ermitaños 

El Flysch son rocas sedimentarias acumuladas en una cuenca oceánica cerrada y común cerca de Gibraltar. La costa rocosa está colonizada por algas e invertebrados marinos.

litoral marítimo en Andalucía

El famoso Cabo de Trafalgar: una de las playas más hermosas del litoral marítimo en Andalucía y un pintoresco faro encaramado en medio de las dunas.

Las gaviotas son las aves marinas más representativas de la costa.

Panicaut maritime (Eryngium maritimum)

El cardo de mar (Eryngium maritimum) es una planta herbácea perenne entre las más emblemáticas de la flora de arenas y dunas.

Paisaje de dunas y pinos piñoneros, típico del litoral mediterráneo español, que ilustra la “lucha” entre las arenas siempre cambiantes y la fuerza inexorable del reino vegetal.

Más alto, donde no llega la marea, crecen los líquenes, pioneros que anuncian el inicio del medio terrestre. 

Arenales costeros. Largas playas y dunas atlánticas: Son ecosistemas dinámicos y complejos afectados por la acción del viento y de las corrientes marinas. Presentan condiciones extremas por su escasa capacidad para retener el agua, la escasez de nutrientes, las elevadas temperaturas en su superficie, la movilidad del sustrato y la concentración de sales. 

La vegetación herbácea permite fijar las dunas, destacando especies típicas como: el barrón (Ammophila arenaria), lirio de mar o azucena de mar (Pancratium maritimum), cuernecillo de mar (Lotus creticus), algodonosa (Achillea maritima = Otanthus maritimus), amapola marina (Glaucium flavum), rubia de mar (Crucianella marítima), viborera de Cádiz (Echium gaditanum). 

Un poco hacia el interior crecen enebrales costeros de enebro marítimo (Juniperus oxycedrus macrocarpa) y de sabina marina (Juniperus phoenicea turbinata) acompañados de arbustos, como, por ejemplo, Halimium halimifolium, Cistus libanotis, Thymus mastichina, etc. que son pronto sustituidos por bosques costeros de pinos piñonero (Pinus pinea). 

No es raro observar impresionantes coleópteros de coloración negra, pertenecientes a las familias Tenebrionidae (Pimelia), Carabidae (Scarites occidentalis) o Scarabaeidae (Scarabaeus). Las aves costeras por excelencia son las gaviotas y los charranes, aunque la posición privilegiada de los acantilados permite también observar fácilmente otras aves marinas de alta mar y aves limícolas. 

Finalmente, resaltar de un lado las dunas de la costa de la provincia de Huelva y del entorno de Doñana, con una longitud de unos 100 km que conforman el sistema dunar más importante de Europa y por otro lado el Acantilado de Barbate, localizado cerca del célebre Cabo de Trafalgar, que es el más alto de Andalucía con más de cien metros de desnivel. Otros acantilados costeros de interés se encuentran en Cerro Maro Gordo y en la costa granadina.

Me encanta la observación de aves, pero no busco rarezas … aunque entiendo su atractivo para algunos observadores de aves. Dicho esto, estoy feliz de haber visto una pequeña bandada de charranes negros en la costa de Huelva.

Florent Prunier

G3-Guides

Breña, Maritime cliff of the Tajo de Barbate

Tajo de Barbate, el acantilado más espectacular

El acantilado marítimo más alto de Andalucía, con sus 106 msnm, está formado por calcarenitas (arenas calizas compactadas). Al fondo se asoma la torre de observación (‘Torre del Tajo’) que nos recuerda la presencia pasada de piratas en la costa española. Más curiosamente, el Tajo alberga una colonia única de garceta bueyera.