Parque Nacional de Doñana

HUELVA, SEVILLA y CÁDIZ El más prestigioso de los humedales de la Península Ibérica.

Lynx pardinus Doñana
Plegadis falcinellus Andalousie
Cervus elaphus Doñana
Epidalea calamita Doñana

Lagunas y marismas

Avifauna

Caballos marismeños

Pinos piñoneros

Dunas atlánticas

HUELVA, SEVILLA y CÁDIZ

El más prestigioso de los humedales de la Península Ibérica.

Doñana es uno de los espacios naturales protegidos más grandes de Europa y un humedal español mítico, ubicado en Andalucía, mayoritariamente en la provincia de Huelva pero también con parte de su superficie en Sevilla y Cádiz. Tiene más de 120 000 ha (1 200 km²) protegidas, de las cuales casi la mitad están declaradas como parque nacional. Su tamaño se amplia notablemente cuando se agregan los humedales asociados con el Guadalquivir al sur de Sevilla.

Doñana es la zona de transición entre la Depresión del Guadalquivir y el Océano Atlántico (Golfo de Cádiz): la desembocadura del valle, el aliviadero del gran río, la zona de fricción entre tierra y mar. Durante la Antigüedad, las grandes áreas marismeñas que conocemos hoy en día correspondían a un golfo marino que se fue llenando de sedimentos transportados por el río y fruto de la erosión creada por la agricultura romana en todo el valle. 

Durante la Edad Media hasta su protección en el año 1969, fue un área de caza (Coto Doñana) para los nobles, principalmente la Casa de Medina Sidonia. En el siglo XIX, los naturalistas revelaron la importancia del sitio para la observación de aves, primero el español Machado y Núñez y los ingleses Chapman y Buck. En el siglo XX, los proyectos de transformación e intensificación agrícola que comenzaron en los años de la posguerra, generaron una campaña de conservación internacional que culminó con la declaración del parque nacional.

Doñana, Huelva, El Rocio, Marismas de La Madre, Retuerta

Una imagen clásica de Doñana: la Ermita de El Rocío a final de la primavera con los caballos marismeños pastando en las Marismas de La Madre.

Platalea leucorodia, Plegadis falcinellus

El morito y la espátula, dos aves extraordinarias muy comunes en las marismas de Doñana.

Dunas, duna fosil, Asperillo, Doñana, Mazagon

Las formas y colores de las dunas fosiles del Asperillo fascinan al viajero.

Pinus pinea, Doñana

La silueta del pino piñonero crea un ambiente acolchado.

Doñana incluye todos los hábitats naturales asociados al estuario del río Guadalquivir y los entornos terrestres circundantes. Una amplia variedad de humedales: el río y su estuario, marismas y arrozales inundados estacionalmente por los principales ríos aguas arriba, pequeños ríos y sus bosques galería, innumerables lagunas y estanques temporales. Entornos terrestres particularmente áridos (debido a sustratos arenosos y areniscas): el sistema de dunas más importante de Europa, casi 100 km de largo, dunas móviles, dunas fósiles costeras, un inmenso manto interior de dunas fosilizadas. Un enorme pinar de pinos piñoneros (Pinus pinea), acebuches o olivos silvestres (Olea europaea sylvestris), un  alcornocal (Quercus suber) con escasa regeneración, y matorrales diversos.

Doñana es famosa principalmente por su diversidad y abundancia de aves. De hecho, más de 300 especies son visibles durante todo el año. El parque es el refugio de invernada para más de 200 000 aves acuáticas y refugio para 8-13 parejas de águilas imperiales ibéricas (Aquila adalberti). Destacar tambień la colonia más grande en Europa de cigüeñas blancas (Ciconia ciconia) que anida en árboles. La flora también es diversa con más de 900 especies inventariadas. También podemos citar al Lince ibérico (Lynx pardinus), verdadero emblema del parque. Más fácil resulta observar los famosos caballos de las razas marismeña y retuerta que a menudo pastan cerca de El Rocío.

Une formidable opportunité pour découvrir la nature en Andalousie: le séjour découverte de la province de Malaga. Ou laissez-vous tenter par une excursion à la journée.

Nota. Grandes amenazas pesan sobre Doñana, la más importante es la extracción excesiva de agua derivada en primer lugar de los grandes cultivos intensivos de fresa que se extienden por más de 5 000 ha (añádanse miles de toneladas de lona plástica de desechos e insumos cada año) y en segundo lugar del consumo humano de las urbanizaciones costeras. El resultado es una disminución en el hidroperíodo de un buen número de lagunas y charcas temporales. También mencionar el desastre de Aznalcollar en 1998, con el vertido de residuos mineros en el Guadalmar, y el gran incendio forestal de 2017 con 8 500 ha quemadas.


Una imagen clásica de Doñana: la Ermita de El Rocío a final de la primavera con los caballos marismeños pastando en las Marismas de La Madre.

Doñana es uno de los espacios naturales protegidos más grandes de Europa y un humedal español mítico, ubicado en Andalucía, mayoritariamente en la provincia de Huelva pero también con parte de su superficie en Sevilla y Cádiz. Tiene más de 120 000 ha (1 200 km²) protegidas, de las cuales casi la mitad están declaradas como parque nacional. Su tamaño se amplia notablemente cuando se agregan los humedales asociados con el Guadalquivir al sur de Sevilla.

Durante la Edad Media hasta su protección en el año 1969, fue un área de caza («Coto Doñana») para los nobles, principalmente la Casa de Medina Sidonia. En el siglo XIX, los naturalistas revelaron la importancia del sitio para la observación de aves, primero el español Machado y Núñez y los ingleses Chapman y Buck. En el siglo XX, los proyectos de transformación e intensificación agrícola que comenzaron en los años de la posguerra, generaron una campaña de conservación internacional que culminó con la declaración del parque nacional.

El morito y la espátula, dos aves extraordinarias muy comunes en las marismas de Doñana.

Doñana es la zona de transición entre la Depresión del Guadalquivir y el Océano Atlántico (Golfo de Cádiz): la desembocadura del valle, el aliviadero del gran río, la zona de fricción entre tierra y mar. Durante la Antigüedad, las grandes áreas marismeñas que conocemos hoy en día correspondían a un golfo marino que se fue llenando de sedimentos transportados por el río y fruto de la erosión creada por la agricultura romana en todo el valle.

Las formas y colores de las dunas fosiles del Asperillo fascinan al viajero.

Doñana incluye todos los hábitats naturales asociados al estuario del río Guadalquivir y los entornos terrestres circundantes. Una amplia variedad de humedales: el río y su estuario, marismas y arrozales inundados estacionalmente por los principales ríos aguas arriba, pequeños ríos y sus bosques galería, innumerables lagunas y estanques temporales. Entornos terrestres particularmente áridos (debido a sustratos arenosos y areniscas): el sistema de dunas más importante de Europa, casi 100 km de largo, dunas móviles, dunas fósiles costeras, un inmenso manto interior de dunas fosilizadas. Un enorme pinar de pinos piñoneros (Pinus pinea), acebuches o olivos silvestres (Olea europaea sylvestris), un  alcornocal (Quercus suber) con escasa regeneración, y matorrales diversos.

La silueta del pino piñonero crea un ambiente acolchado.

Doñana es famosa principalmente por su diversidad y abundancia de aves. De hecho, más de 300 especies son visibles a lo largo del año. El parque es el refugio de invernada para más de 200.000 aves acuáticas y ofrece territorios para 8-13 parejas de águilas imperiales ibéricas (Aquila adalberti). Destacar tambień la colonia europea más grande de cigüeñas blancas (Ciconia ciconia) que anida en árboles. La flora también es diversa con más de 900 especies inventariadas. También podemos citar al Lince ibérico (Lynx pardinus), verdadero emblema del parque. Más fácil resulta observar los famosos caballos de las razas marismeña y retuerta que a menudo pastan cerca de El Rocío.

Une formidable opportunité pour découvrir la nature en Andalousie: le séjour découverte de la province de Malaga. Ou laissez-vous tenter par une excursion à la journée.

Nota. Grandes amenazas pesan sobre Doñana, la más importante es la extracción excesiva de agua derivada en primer lugar de los grandes cultivos intensivos de fresa que se extienden por más de 5 000 ha (añádanse miles de toneladas de lona plástica de desechos e insumos cada año) y en segundo lugar del consumo humano de las urbanizaciones costeras. El resultado es una disminución en el hidroperíodo de un buen número de lagunas y charcas temporales. También mencionar el desastre de Aznalcollar en 1998, con el vertido de residuos mineros en el Guadalmar, y el gran incendio forestal de 2017 con 8 500 ha quemadas.